Tendencias
Le brunch à la française Le brunch à la française
Le brunch à la française Le brunch à la française

Brunch estilo francés

Desde que se introdujo allá por 1980, la costumbre del brunch ha crecido en popularidad en Francia y ahora es una moda gastronómica omnipresente. 
Descubra por qué tanto revuelo mientras visita Francia.
Una tradición muy británica

Inventado en Gran Bretaña para calmar el apetito de los más dormilones que se perdían el desayuno tras una noche de juerga, el brunch no tardó en atraer el paladar de los franceses. 
Servido el fin de semana entre las 11:00 y las 15:00, este "gran desayuno" apareció en restaurantes y hoteles de París, Burdeos y Lyon antes de convertirse en un almuerzo que también se elaboraba en casa. 
Cada vez más franceses le están cogiendo el gusto a preparar y organizar estos almuerzos gourmet que combinan dulces con platos más potentes. El brunch, ya toda una institución, se ha convertido en parte de la tradición culinaria francesa y en una nueva manera de degustar lo mejor de las especialidades del país.


Los ingredientes de un buen brunch francés

Los británicos y estadounidenses no pueden imaginar un brunch sin huevos y béicon, pero lo que no le puede faltar a los franceses es un buen bollito dulce. Los croissants, napolitanas de chocolate y brioches acompañan a otros platos salados más ligeros, como las populares tortillas francesas, a las finas hierbas o con setas, perfectas para este tipo de comida festiva. 
El brunch francés también incluye distintos tipos de panes, fiambres, jamón y patés, y por supuesto, queso: Camembert, Saint-Nectaire, queso de cabra, Roquefort... disfrute de los tesoros queseros de Francia sobre una rebanada de pan baguette calentito y crujiente.


Variedades regionales

La deliciosa combinación de alimentos dulces y salados que se ofrece en los brunch varía entre regiones. 
En la Bretaña puede probar las tortitas de harina de alforfón o el kouign-amann, una especialidad local que es una especie de pastel de hojaldre con mucha mantequilla, todo acompañado con mantequilla con sal marina de Guérande. 
En la Alsacia, es muy probable que le sirvan un surtido de platos calientes y fríos, incluidos kouglof y bredele, que tradicionalmente se cocinaban para las fiestas de fin de año, así como pretzels y flammekueches.  
En la Provenza, el brunch es una oportunidad para explorar los sabores del sur, como ensaladas vegetales rociadas con aceite de oliva, tapenade, tortillas al pistou y tartaletas de fruta.


Las sencillas pero suculentas especialidades locales le confieren a los brunch de toda Francia una variedad infinita. 
¿A qué espera? Descubra las delicias regionales del "gran desayuno" en los restaurantes de los hoteles de AccorHotels.

Nuestros restaurantes asociados

Nuestros artículos relacionados