Destino
Paris gastronomy Paris gastronomy

El espíritu de la gastronomía parisina: revoluciones y evoluciones en la cocina francesa

Con más de 100 restaurantes con estrellas Michelin, París ostenta hoy en día la mejor cena que el mundo pueda ofrecer.
Platos tradicionales, cocina internacional y, ahora, la bistronomía o la cocina molecular: encuentra lo mejor de la cocina francesa en uno de nuestros restaurantes de AccorHotels.

La cocina parisina nunca ha sido más internacional y, sin embargo, los clásicos de la gastronomía francesa atraen a nuevos devotos.

No podría haber una mejor metáfora para la historia y la evolución de la cocina francesa que el lema oficial de la ciudad de París: Fluctuat Nec Mergitur, que significa «sacudida por las olas, pero no se hunde». El carácter único de cocinar en la capital francesa se ha mantenido a flote durante guerras, plagas y revoluciones y, hoy en día, París ostenta la mejor cena que el mundo pueda ofrecer gracias a sus más de 100 restaurantes con estrellas Michelin. Desde la decadencia del Antiguo Régimen a la audacia de los experimentales chefs actuales creando la nueva «bistronomía», cenar en París es una aventura gastronómica en continuo cambio que celebra lo mejor de la abundancia de Francia.

La crème de la crème para la élite de Francia

Hogar de reyes y emperadores, París siempre ha tenido debilidad por la buena comida presentada con pompa y drama. Luis XIV acogió banquetes legendarios que elevaron el papel del chef al de artista, usando una paleta de ingredientes para crear opulentas mezclas. Chefs con talento crearon la icónica riqueza de la cocina francesa, las cremosas salsas, y aprovecharon al máximo las frutas y verduras frescas que representan las diversas tierras de Francia: manzanas, uvas, peras, judías verdes, espárragos, alcachofas, setas, guisantes y trufas. Mientras que los nobles se daban un banquete, los plebeyos se llenaban con sustanciosos platos que han evolucionado en clásicos culinarios como el cassoulet, las salchichas boudin y el pâté de campagne. Las animadas brasseries actuales todavía crean sus menús alrededor de platos tradicionales que tanto gustan a las masas como coq au vin, steak frites y chucrut, mientras que sus dulces postres –Paris-Brest, millefeuilles y gateaux au chocolat– satisfacen los paladares más nobles.

Libertad, igualdad, hospitalidad

Tras la revolución francesa de 1789, los chefs pasaron de cocinar para aristócratas en castillos a servir al público en pueblos y ciudades. Hornos de hierro fundido producían suflés, repostería y gratinados mientras se afianzaba la moda de salir a cenar. La acomodada 'alta burguesía' se reunía alrededor de elegantes torres de mariscos o dulces, fuagrás aterciopelado, tiernos filetes de ternera, faisanes y lenguados. Mientras tanto, la clase media se dirigía a restaurantes alrededor de Les Halles, el mayor mercado de comida al por mayor de París, para cenar tortillas de setas, sopa de cebolla con cortezas de queso y trucha Meunière, y caracoles al ajillo (escargots à la Bourguignonne). Para los hambrientos trabajadores, los simples restaurantes 'bouillon' como el famoso Chartier ofrecían sustanciosos caldos, guisos, pollos asados y filetes tártaros.
Scribe Paris
Las cocinas de París abren sus puertas al mundo

Los dinámicos cambios del siglo XX revitalizaron la cocina parisina abriendo sus cocinas a las influencias de África, Oriente Medio y Asia. De hecho, la influencia de las antiguas colonias francesas en África y el sudeste asiático continúan añadiendo sabor en los menús de París. El cuscús y el bánh mì son platos básicos de las cenas locales, mientras que los lugares de sushi se encuentran pegados a tiendas de bagels y los lugares de cuscús compiten por los apetitos parisinos. La «bistronomía» es la palabra clave de una nueva generación que ofrece cenas gourmet con influencia internacional a precios asequibles. Los chefs continúan la revolucionaria tradición de experimentar con la cocina molecular, la «cocina» cruda e inortodoxas reinterpretaciones de platos tradicionales. A diferencia de los chefs de antaño entrenados por Escoffier, los prometedores chefs de hoy en día son con frecuencia autodidactas y se inspiran de todo, desde la alta cocina hasta la comida callejera. Puedes encontrarlos tanto en un puesto de comida rápida como en un restaurante formal.

Recuerdos del pasado

Mientras que los sabores asiáticos y las especias de Oriente Medio encuentran el camino a las recetas francesas, otra ola está creciendo: un reconocimiento por los reconfortantes alimentos del pasado. Un delicioso croque monsieur, un sabroso crêpe de trigo sarraceno con un tazón de sidra bretona, mejillones y adictivas patatas fritas: estos clásicos nunca pierden su atractivo. Sin embargo, el único elemento de la cocina parisina que nunca cambia es el compromiso de usar siempre los ingredientes de la más alta calidad. La increíble abundancia de las mejores carnes, pescados, frutas, verduras, quesos y vinos de Francia garantiza que cenar en la Ciudad de las Luces siempre sea un placer epicúreo.

AccorHotels presenta lo mejor de la cocina francesa

Paris brilla con casi 200 AccorHotels a todos los niveles de precios. Todos tienen un objetivo común: ofrecer a sus visitantes una comida que celebra la historia y el futuro de la gastronomía parisina. 
Una experiencia gourmet te espera en La Table du Baltimore, con cocina que ofrece auténticos sabores con pioneros productos frescos. En el Sofitel Paris Arc de Triomphe, Les Cocottes, se sirven creaciones del famoso chef Christian Constant en un moderno ambiente bistró. 
El Culinaire Bazaar, en el Hotel Pullman Roissy CDG Airport, se centra en la auténtica cocina de los más variados territorios de Francia. Reúnete para una acogedora comida en Novotel Café en el Novotel Paris Gare de Lyon, el corazón de la capital con una historia de amor con la comida. Independientemente del restaurante que elijas, tanto para almorzar como para cenar, nuestro equipo espera darte la bienvenida a una increíble experiencia gastronómica.

Nuestros restaurantes asociados

Nuestros artículos relacionados