Entrevista
Olivier Perret, un chef a gusto con sus platos Olivier Perret, un chef a gusto con sus platos

Olivier Perret, un chef a gusto con sus platos

La cocina de Olivier Perret, chef del restaurante del hotel Sofitel Montreal, Le Renoir reúne sus experiencias vividas en Europa y en Norteamérica, combinando la creatividad de ultramar y el refinamiento europeo. Sus platos están elaborados con productos tradicionales de Quebec, salpicados con toques de cocina francesa.
"En realidad, nunca quise ser chef", afirma Olivier Perret, quien dirige el gran restaurante Renoir desde hace 5 años. El gusto por la cocina de este borgoñés se afirmó con su abuela durante la adolescencia. Pasó una parte de su juventud "vendiendo champiñones" en los mercados de su región. En ese momento es cuando nace su gusto por los productos locales de temporada.

El chef Perret comienza una formación culinaria a la edad de 21 años. Después de realizar estudios de cocina y gastronomía, trabajará en el restaurante lionés La Tasse como aprendiz y se convertirá en cocinero en el Bouchon. Tras unos años en la región Rhône-Alpes, su ansia de evasión lo llevó hasta Quebec, concretamente a Montreal. Allí trabajará en varios restaurantes franceses y conocerá a la que más tarde será su esposa.

En 2002, participa en la apertura del hotel Sofitel de Montreal y se une al equipo del restaurante Renoir,  que más tarde dirigirá. En 2007, su carrera evoluciona: se va a Estados Unidos y allí ocupará el puesto de subchef en el Sofitel Chicago Water Tower. Un año después trabajará en el Sofitel Washington Lafayette Square. En 2011 volverá como chef al Renoir.
"En realidad, nunca quise ser chef"
Olivier Perret, un chef bien dans ses assiettes
¿Su firma? Platos delicados y sabrosos, elaborados con productos locales de temporada. Tras enfermar gravemente hace tres años, Olivier Perret se ha concentrado en elaborar menús saludables para su clientela, con mariscos, pescados, verduras al vapor, pocas salsas y poco azúcar y sal... "La pasión por la cocina me había cegado a tal punto que me olvidé de la salud", confiesa. "He consultado a muchos nutricionistas que me ayudaron a entender de otra manera la alimentación". 

Este año, el restaurante organizó el festival gastronómico más importante de Montreal, al que asistieron hace un mes los chefs y subchefs de la casa Paul Bocuse, con tres estrellas en la guía Michelin. Pero el mayor orgullo del chef últimamente son los 2 gorros Gault-Millau con los que ha sido galardonado, con una nota de 14/20, la mejor de los restaurantes de los hoteles de Montreal: "Hemos quedado por encima de Daniel Bouloud, el famoso chef lionés con base en Nueva York, ¡y no fue fácil!" , dice con orgullo.  "Espero que esta nota nos permita atraer a más turistas". El restaurante cuenta actualmente con una clientela de negocios, pero también de gente conocida o políticos. El Primer Ministro canadiense ha visitado el restaurante hace poco para degustar los platos del chef Perret.

Humildad, escucha y generosidad son las tres cualidades que debe tener un gran chef, según él, que se encuentra "como pez en el agua" en sus cocinas. "Mi objetivo es seguir disfrutando con mi oficio", concluye Olivier Perret. "El día en el que ya no me divierta, me dedicaré a otra cosa".

Nuestros restaurantes asociados

Nuestros artículos relacionados