Entrevista
Ruth Engels «Siempre hay espacio para la creatividad» Ruth Engels «Siempre hay espacio para la creatividad»

Ruth Engels «Siempre hay espacio para la creatividad»

​​​​​​«¿Lo mejor de mi trabajo? Probar estupendos vinos y conocer gente nueva cada día»
¿Puede hablarnos de su trabajo? ¿Cómo lo ha elegido?

Estudié en una escuela de hostelería en Holanda. Trabajaba al mismo tiempo en un restaurante de una estrella Michelín. Me apasionaba mi trabajo y mi objetivo era trabajar en un restaurante de prestigio. Cuando obtuve mi diploma trabajé de recepcionista en un hotel, pero no me gustaba ese puesto, así que volví a la restauración. En esa época aprendí mucho y fue en ese momento cuando nació mi pasión por los vinos y su asociación con los alimentos. Durante dos años trabajé al lado de un gran sumiller que me transmitió su pasión y me guió en mi profesionalización. Una de las principales dificultades era encontrar el equilibrio entre la vida profesional y la privada: los horarios son difíciles, a veces con jornadas de hasta 16 horas, por lo que tuve que buscar un equilibrio.

¿Qué supone ser mujer y trabajar como sumiller? ¿Cómo ve usted la evolución de la profesión en los 10 próximos años?

Siempre fue y sigue siendo un oficio de hombres, por lo que de momento no se ven muchas mujeres en esta profesión. Es extraño, porque las mujeres tenemos los sentidos del gusto y el olfato muy desarrollados, somos perfectas para esta misión! A las mujeres les atrae cada vez más la profesión de sumiller, y mi consejo es que mantengan la confianza y sigan su camino. En realidad, muchas personas muy experimentadas podrán intimidarlas y tienen que ignorarlas. Es esencial demostrar que se es un buen probador y se confía en uno mismo. 
En los próximos años el servicio será más informal y menos ceremonioso y el sumiller será más asesor que vendedor. Contará la historia del vino y dará consejos sobre los platos y los sabores. La formación del equipo también formará parte de su función para que todos puedan ofrecer este servicio.
«Siempre hay espacio para la creatividad»
Ruth Engels «Siempre hay espacio para la creatividad»
¿Por qué ha elegido el INK Hotel? 

Hace casi un año que trabajo para INK hotel Amsterdam MGallery by Sofitel. Fue el chef quien me propuso que integrase el equipo. 
Acudí a la cena de inauguración solo para ver y me enamoré del restaurante y del establecimiento. 
También me encanta el concepto de tienda-hotel de la marca. Cada hotel mantiene su identidad y eso es importante para ella. Siempre hay espacio para la creatividad, incluso en el contexto de una marca. Una marca que permite ser libre, flexible y creativo.

¿Qué tipo de viajera es usted? 

Viajo con muy poco equipaje: me llevo mi tarjeta de crédito, mi pasaporte  y mi cepillo de dientes, que son los tres elementos que siempre llevo encima. El resto lo compro en el lugar en el que esté.
Todo el mundo se olvida de algo, por eso está bien alojarse en un hotel en donde se pueden encontrar todas esas pequeñas cosas que se olvidan fácilmente, teniendo a la vez la libertad de pedir lo que necesitamos.

Siempre traigo un recuerdo de mis viajes y dejo una nota a mi familia. 
Cuando viajo, intento ir a un hotel AccorHotels, para ver qué hacen las otras marcas, para ver el ambiente o para impregnarme aún más de los valores de MGallery y de AccorHotels para trasladarlos al hotel.

¿Cuál es su asociación favorita de plato/vino?

Es una pregunta difícil. ¡Hay tantas! Pero a veces lo más sencillo es lo mejor: me encanta un buen bistec con una copa de Burdeos. Un clásico siempre eficaz.

Nuestros restaurantes asociados

Nuestros artículos relacionados